Me dice la gente que ahora (que dejo de trabajar) tengo la oportunidad de dedicarme a lo que de verdad me apasiona. Si supieran lo que de verdad me apasiona no me animarían tanto. Aún me sorprendo a mí misma pensando en lo feliz que soy dedicándome a nada.