Últimamente he notado que la gente tiene problemas. No digo que antes no los tuvieran, digo que ahora me los cuentan. Esto que está pasando últimamente es de vital importancia para mí: hasta ahora me había convencido de que todo el mundo era feliz y yo, gilipollas. Y esto es de vital importancia para ellos: en vez de consolarme, trato de convencerlos. Somos todos gilipollas.