A mí la inspiración siempre me ha pillado trabajando. Pero trabajando en otra cosa que no me gusta y que además no tiene nada que ver. Es un continuo desencuentro: cuando tú vas, yo vuelvo de allí. Y tiene su propio resultado: Chenoa 1-0 Picasso.