Mi amiga María (el nombre real es María, el nombre ficticio he pensado que podría ser Sonia, de Sonia y Selena) acaba de contestar a la pregunta “¿Crees que uno puede morir de aburrimiento?” con un acojonante y despreocupado “Sí”. Y PUNTO. María no adorna las respuestas fáciles porque eso le robaría segundos importantísimos para seguir dándole vueltas a las difíciles. Como todos sabemos, las respuestas difíciles versan sobre ciencia, literatura, deportes, cine, espectáculos, quién fue el primer presidente de los Estados Unidos que fue atacado por un mapache, etc. Por eso me cae tan bien María. Porque su aburrimiento siempre acaba con el mío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s