Juan es mi pescadero. El negocio no le va mal. Le va bien. Supongo que debería pensar en eso cuando me tira besos. En cambio me pongo a pensar en cómo sería oler a pescado en invierno. Y en verano. Y me da un poco de asco. Como cuando las escamas de unas sardinas me saltaron a la ropa y Juan me dijo que yo era como una sirena. Hubiera sido un comentario bonito si lo hubiera dicho otro Juan. Pero lo dijo ese Juan y no sé. Supongo que esto es a lo que se refiere la gente cuando dice que no hay química, que no hay feeling, que no se lo follaría ni con un palo. En cualquier caso me gustaría que no olvidáramos que Juan trabaja con cuchillo. ASÍ QUE POR FAVOR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s